Gramática Básica de Latín

9.2. La trasposición a estilo indirecto de las oraciones principales, en la gramática de E.C. Woodcock

OBSERVACIONES SOBRE EL ESTILO INDIRECTO.

1. Llamaremos Reproducción del Discurso a toda reproducción de las palabras de un tercero.

En latín hay dos formas de Reproducción del Discurso:

A) La Oratio Recta (O. R.): Las palabras o los pensamientos de otro son citados sin alteración, textualmente. Para esto se recurre normalmente a dos procedimientos:

• La inserción de un paréntesis, indicador de que no son los del que habla o escribe,

– Cic., T. D. 3, 5 Animus aeger, ut ait Ennius, semper errat.
– “Una mente enferma, como dice Ennio, se equivoca siempre”
(aio es el verbo más común en este tipo de paréntesis);

• su transformación en un equivalente nominal que funcione como objeto de un verbo de lengua:

– “Animus aeger,” inquit Ennius, “semper errat”.
– “Una mente enferma, dice Ennio, se equivoca siempre.”

NOTAS.-

USO DE INQUIT
El único verbo usado con regularidad para introducir citas directas es el verbo defectivo inquam.
Lo normal es que el sujeto de inquit, cuando aparece expresado, vaya después del verbo:
– Caes. B.G.7,38,7 “Quasi vero,” inquit ille, “non necesse sit nobis Gergoviam contendere.”
– “Como si no nos fuera necesario”, dijo, “dirigirnos hacia Gergovia.”

– Cic., N.D. 1, 17 “Mihi vero,” inquit Cotta, “videtur.”
– “A mí verdaderamente me parece”, dijo Cotta.
Pero cuando inquit va acompañado de modificaciones adverbiales, el sujeto suele aparecer al principio con esos complementos y la forma verbal intercalada entre las palabras citadas, como arriba:
– Cic., de Or. 1, 134 tum Crassus arridens, “Quid censes,” inquit, “Cotta?”.
– Entonces Craso, sonriendo, dijo “¿Qué piensas, Cotta?”
El dativo de la persona a la que se dirigen las palabras puede aparecer o al principio (Cui ille arridens:” …) o después de inquit:
– Cic., Att. 5, 1, 3 at illa, audientibus nobis, “Ego sum,” inquit, “hic hospita.” Tum Quintus, “En,” inquit mihi, “haec ego patior quotidie.”
– Ella, por su parte, oyéndola nosotros, dijo “Yo aquí soy extranjera”. Entonces Quinto me dijo “¡Ahí lo tienes! Padezco esto todos los días”.
Normalmente se usa inquit, y no respondet, para citar la contestación dada a una pregunta:
– Livio 22, 22, 12 miranti Bostari percontantique … “Obsides,” inquit, “in civitates remitte.”
– Ante el asombro de Bostar y su pregunta le dijo “Devuelve los rehenes a sus ciudades.”
USO DE DICO Y LOQUOR
Dico y loquor no introducen normalmente citas directas, pero dico puede presentar como complemento directo un pronombre (e.g. haec, talia) del que las palabras citadas sean una aposición, y loquor aparece a menudo con complementos adverbiales del tipo hunc in modum, sic o ita en la misma construción:
– Livio 22, 60, 5 tum T. Manlius Torquatus ita locutus fertur: ” …
– Entonces se dice que T. Manlio Torcuato habló así: ” …”
Por otra parte, el uso de dico es obligatorio cuando se necesita una forma verbal de las que faltan en la conjugación de inquam, y también hay ejemplos esporádicos de respondeo, aio y exclamo introduciendo citas directas:
– Cic. Planc. 33 Granius M. Druso multa in rem publicam molienti, cum ille eum salutasset, ut fit, dixissetque “¡Quid agis, Grani?”, respondit “Immo vero tu, Druse, quid agis?”.
– Granio cuando M. Druso, que preparaba muchas intrigas contra el Estado, le saludó, como se suele, diciendole “¿Qué haces, Granio?”, le respondió, “Mas bien tú, Druso,¿Qué haces?”.

– Livio, 21, 54, 2 “Hic erit locus,” Magoni fratri ait, “quem teneas.”
– “Este será el lugar,” le dijo a su hermano Magón, “que debes defender.”

– Plaut. Amph. 1063 ibi nescioquis maxima voce exclamat: “Alcumena adest auxilium.”
– Allí no sé quién grita a voz en cuello: “Alcmena, llega ayuda.”

– Livio 3, 2, 8 unus ex statione hostium exclamat: “Ostentare hoc est, Romani, non gerere bellum.”
– Uno de los enemigos grita desde la garita: “Romanos, esto es alardear de la guerra, no hacerla.”

B) La Oratio Oblicua (O.O.): Las palabras son reproducidas indirectamente, después de haber sido adaptadas en cuanto a la persona gramátical, el tiempo o el modo al punto de vista del hablante que las presenta:

– Ennius dicit animum aegrum semper errare.
– Ennio dice que una mente enferma se equivoca siempre.

Hay que distinguir dos tipos de Discurso Indirecto:

(i) El que depende de un verbo de lengua o su equivalente expreso:

– Dixit tempus venisse, libertatis, quam diu sperassent, potiundae.
– Dijo que había llegado el momento de apoderarse de la libertad que tanto habían esperado.

(ii) El que surge de manera natural en el curso de una narración larga cuando el autor, sin introducir ningún verbo de lengua ni de pensamiento, empieza a representar las palabras, los pensamientos o las motivaciones de los personajes:

– Livio 23, 32, 7-9 erant qui Magonem cum classe copiisque, omissa Italia, in Hispaniam averterent; cum Sardiniae recipiendae repentina spes adfulsit. “Parvum ibi exercitum Romanum esse; veterem praetorem inde A. Cornelium provinciae peritum decedere, novum exspectari. ad hoc fessos iam animos Sardorum esse diuturnitate imperii; et proximo iis anno acerbe atque avare imperatum. gravi tributo et conlatione iniqua frumenti pressos. nihil deesse aliud quam auctorem ad quem deficerent.”

– Había quienes, renunciando a Italia, desviasen a Magón con su flota y con sus tropas hacia España; cuando de pronto lució la esperanza de ganar Cerdeña. “Allí el ejército Romano era pequeño; el antiguo pretor, A. Cornelio, buen conocedor de la provincia, se marchaba, se aguardaba uno nuevo. además, los ánimos de los sardos ya estaban cansados de la larga duración de la dominación; y el año anterior se les había gobernado con dureza y codicia. Los había agobiado un impuesto gravoso y una contribución de trigo inusta. No les faltaba otra cosa que una autoridad a la que pasarse.”

Estas transiciones sin anuncio previo a la Oratio Oblicua son corrientes en la prosa histórica latina, y también en inglés desde el siglo dieciocho en adelante:

“El resentimiento de ella por tal comportamiento, su indignación por haber sido su víctima, durante un tiempo la hicieron compadecerse solo de sí misma; pero pronto aparecerieron otras ideas, otras consideraciones. ¿Había estado Eduardo engañándola intencionadamente? ¿Había fingido un interés por ella que no sentía? ¿Era su compromiso con Lucy un compromiso sincero? No; fuese lo que fuese lo que pudo haber sido una vez, ella no podía considerarlo así ahora. El cariño de él le pertenecía por completo. No podía estar engañada en eso … Él con seguridad la amaba.” (Jane Austen.)

No hace falta señalar la vida que le aporta al ingles la introducción de este recurso estilístico latino. Este tipo de oratio obliqua no anunciada, sujeto a los cambios usuales de tiempo, modo y persona, puede conservar el orden de palabras y la emoción de la oratio recta mucho mejor que el tipo dependiente, más formal. Se le ha buscado, por tanto, una denominación gramátical específica y se ha sugerido la de “Discurso Representado”. Hay que observar, sin embargo, que estas transiciones no están siempre tan claramente marcadas en Ingles como en Latín. En Latín el empleo de completivas de infinitivo no deja duda de que el autor está reproduciendo los pensamientos de un tercero.

2. Las Oraciones Principales en Oratio Obliqua
Las reglas para para pasar la oraciones principales del Discurso Original al Oratio Obliqua son las siguientes:
A) Las oraciones que en la Oratio Recta están en indicativo pasan a oraciones completivas de infinitivo:
– O.R. Aliquis hoc dicit >>> O.O. (Dicunt) aliquem hoc dixisse.
B) Las oraciones que en la Oratio Recta presentan el verbo en un subjuntivo potencial (en presente, imperfecto o pluscuamperfecto) pasan también a Oraciones Completivas de Infinitivo.
Al presente de subjuntivo le representa el infinitivo de futuro (-URUM ESSE); a los tiempos de pasado del subjuntivo el “infinitivo de futuro” proyectado al pasado perifrástico (-URUM FUISSE). Esto es fundamental para entender la expresión de las Oraciones condicionales en Oratio Obliqua, no existe ni en Plauto ni en Terencio, y es un desarrollo literario de la época clásica.
C) Las Órdenes, Prohibiciones y Deseos pasan a Oraciones Completivas Finales en Subjuntivo:
– O.R. Nolite desperare >>> (Hortatus est) ne desperarent.
D) Las Oraciones Interrogativas de Carácter Real (Preguntas Reales), tanto las deliberativas, como las de tipo fáctico, pasan a Oraciones Completivas Interrogativas Indirectas.
E) Las Oraciones Interrogativas de Carácter Retórico (Preguntas Retóricas) pasan o a oraciones completivas de infinitivo o a Oraciones Completivas Interrogativas Indirectas.

3. Las Oraciones interrogativas de carácter retórico en la Oratio Obliqua
La construcción de las preguntas que aparecen en el curso de una Reproducción Indirecta extensa o en cualquier representación de palabras o pensamiento, depende por lo general del matiz que se supone que subyacía a la pregunta directa original.
(a) Si la pregunta era real y esperaba respuesta, se emplea para reproducirla en Oratio Obliqua una Oración Completiva Interrogativa Indirecta, del mismo tipo de las que se emplean como complemento de un verbo de preguntar:
– Livio 37, 39, 1 consul … in consilium advocavit, quid sibi faciendum esset, si Antiochus pugnandi copiam non faceret? instare hiemem, etc.
– el cónsul convocó una reunión: “¿Qué debía de hacer, si Antioco no daba la oportunidad de luchar? Apremiaba el invierno, …
(O.R. quid mihi faciendum est?)
(b) Si la pregunta no esperaba respuesta, sino que sólo era una forma vívida de presentar los hechos a una audiencia, o, en un soliloquio, de ordenarlos mentalmente, se usa para reproducirla una Oración Completiva de Infinitivo, como en el resto de los afirmaciones indirectos ordinarios:
O. R. Quid est turpius? (= nihil est turpius) >>> O.O. Quid esse turpius?
(c) Si, por otra parte, la pregunta directa no era una afirmación encubierta, sino una exhortación o protesta encubierta, o si contenía un subjuntivo deliberativo o implicaba la expresión de una opinión sobre un deber,una necesidad o una posibilidad – cualquiera de las nociones que pueden ser expresadas por un subjuntivo independiente- se expresa también en Oratio Obliqua por medio de una Oración Completiva Interrogativa Indirecta en Subjuntivo:
O.R. Num putatis hoc verum esse? (= Nolite putare hoc verum esse) >>> O.O. Num putarent id verum esse?
O.R. Cur hoc fecit? (= Non debuit hoc facere) >>> Cur id fecisset.

Se observará que la persona en que aparezca verbo en la pregunta original no guarda ninguna relación con la transposición de esa interrogación por oración completiva de infinitivo u oración completiva interrogativa indirecta. Sin embargo, una interrogación retórica que sea una exhortación encubierta estará naturalmente dirigida directamente a una audiencia en la 2ª persona; las preguntas que sean expresiones de opinión encubiertas sobre un deber, etc., y, por tanto se expresen en 1ª persona o en 3ª, son menos frecuentes. Por esto, la mayoría de las gramáticas dan la regla de que, si en la pregunta original el verbo aparece en 1ª o en 3ª persona, para transponerla en Oratio Obliqua se emplea la Oración Completiva de Infinitivo; y si el verbo original estaba en 2ª persona, se usa una Oración Completiva Interrogativa Indirecta. De acuerdo con esta regla:
– Quo fugimus? >>> Quo se fugere?
– Quo fugitis? >>> Quo fugerent?
– Quo fugiunt? >>> Quo eos fugere?
La regla se basa solo en pura estadística. Probablemente es útil para la composición de prosa latina, pero es inútil para la interpretación de textos.
EJEMPLOS Y NOTAS.
El uso lo complica la influencia de las Oraciones Completivas Interrogativas Indirectas ordinarias, que a veces hacen que se use una oración en subjuntivo en donde esperaríamos una completiva de infinitivo, sobre todo cuando es fácil sobreentender un verbo principal a partir del contexto inmediato. A menudo es difícil distinguir estos ejemplos de aquellos en los que el subjuntivo está presente por derecho propio, debido a una noción de deliberación, exhortación, etc. Sin embargo, aunque hay muchos ejemplos indeterminados, la mayoría se deja clasificar bajo los encabezamientos indicados en la sección anterior.
(a) La pregunta es real, al no haber ninguna respuesta implicada; o bien cabe entender contextualmente un verbo de preguntar: se reproduce por ORACIÓN COMPLETIVA INTERROGATIVA INDIRECTA.

– Livio 5, 20, 2 : litteras ad senatum misit: Veios iam fore in potestate populi Romani; quid de praeda faciendum censerent?
– Envió cartas al senado: Veyes pronto estaría en poder del pueblo Romano; ¿Qué pensaban que debía hacerse respecto al botín?
(O.R. : quid … censetis?)

– Livio, 3, 38, 8 : nova res mirabundam plebem convertit, quidnam incidisset cur ex tanto intervallo rem desuetam usurparent?
– el raro suceso dejó al puebo preguntándose qué había ocurrido para que, después de tanto tiempo, recurrieran a una medida inusual.
(O.R. : Quid incidit cur … usurpent?) [Aquí el uso del subjuntivo, en lugar de quidnam incidisse …? se debe seguramente a que las palabras introductoras equivalen a un verbo de preguntar].

– Livio 4, 44, 3 : furere omnes tribuni plebis repulsa suorum incensi. quidnam id rei esset?
– Todos los tribunos de la plebe estaban fuera de sí, enardecidos por la derrota de los suyos. ¿De qué se trataba?
(O.R. : Quidnam id rei est?) [No se usa la completiva de infinitivo, o porque los tribunos están realmente perplejos, o porque la expresión es una protesta encubierta]

– Livio 6, 36, 10 : primores patrum interrogando de singulis fatigabant: auderentne postulare ut ipsis plus quingenta iugera habere liceret?
– Durante el interrogatorio, agotaban a los senadores principales acerca de cada punto: ¿Se atrevían a pedir que se les permitiera poseer más de 500 yugadas?
(O.R.: audetisne postulare ut … liceat?) [El subjuntivo se usa, no por la segunda persona, sino porque interrogando actúa como V.P.]

Cuando la pregunta está alejada de cualquier palabra de la que pueda entenderse un verbo principal, se encuentra a veces la oración completiva de infinitivo; e.g. quid attinere …? y quid attineret …? sin ninguna distinción de sentido evidente. Sin embargo, los siguientes pasajes sugieren que la elección de la construcción no es completamente arbitraria:

– Livio, 38, 59, 3 an non praeter omnium oculos tantum auri argentique in triumpho L. Scipionis, quantum non decem aliis triumphis, sit latum? … Id ubi ergo esse regium aurum?
– ¿Acaso no se llevó en el triunfo de L. Escipión ante los ojos de todos tanto oro y plata como no se llevó en otros diez triunfos? … ¿Dónde estaba entonces ese oro?
(O.R.: an non … est latum est? Id ubi ergo est … aurum?) [Aquí la oración completiva interrogativa indirecta an non … sit latum? contiene un argumento de los enemigos de Escipión que es una pregunta real que exige una respuesta. La oración completiva de infinitivo id ubi … esse …? contiene la negación de Nasica de la posesión del oro a modo de respuesta, y equivale a una declaración. Por tanto, los editores que corrigen sit latum en esse latum están equivocados.)

– Livio, 39, 4, 8-11 quid ab eo quemquam posse aequi exspectare …? iam de deorum templis, spoliatis in capta urbe, qualem calumniam ad pontifices adtulerit?
– ¿Qué equidad podía esperar nadie de ese hombre …? ¿Sobre los templos de los dioses, despojados durante la toma de la ciudad, qué calumnia trasladó a los pontífices?
(O.R. : quid ab eo quisquam potest aequi exspectare? Iam … qualem calumniam … adtulit?) [Aquí, de nuevo, quid … posse equivale a una declaración negativa, mientras que qualem … adtulerit? es una pregunta real que pide una respuesta.)
(b) La pregunta es una declaración encubierta, y no espera respuesta: Se reproduce por ORACIÓN COMPLETIVA DE INFINITIVO.

– Caes. B.G. 5, 28, 6 docebant … conventura subsidia; postremo quid esse levius aut turpius quam auctore hoste capere consilium?
– Indicaban … que acudirían tropas de refuerzo; ¿finalmente, qué había más frívolo o más vergonzoso que tomar una decisión por consejo del enemigo?
(O.R.: quid est levius …? = nihil est levius).

– Caes. B.G. 1, 14, 3 Caesar ita respondit: si veteris contumeliae oblivisci vellet, num etiam recentium iniuriarum memoriam deponere posse?
– Cesar repondió lo siguiente: suponiendo que quisiera olvidarse de la antigua afrenta, … ¿Podría también abandonar el recuerdo de las afrentas recientes?
(O.R.: num possum? = non possum. Que una pregunta sea reproducida por oración completiva de infinitivo a continuación de un verbo principal, como aquí respondit, es raro.)

– Livio, 25, 28, 8 Karthaginiensibus pulsis, quam superesse causam Romanis cur non incolumes Syracusas esse velint?
– Una vez derrotados los Cartagines … ¿Qué motivo tenían los Romanos para no querer que Siracusa estuviese incólume?
(O.R. : ¿ … Quae superest causa cur …? = nulla superest causa cur …)

– Livio, 3, 62, 1 quando autem se, si tum non sint, pares hostibus fore?
– Por otra parte … ¿Cuándo estarán en igualdad de condiciones con el enemigo, si no lo están entonces?
(O. R. : Quando pares hostibus erimus, si nunc non sumus ?)

– Livio, 3, 39, 9 (M. Horacio Barbato está denunciando a los Decenviros a la cara – decem Tarquinios appellantem admonentemque …) : cuius illi partis essent rogitare : – populares?- quid enim eos per populum egisse?- optimates? – qui anno iam prope senatum non habuerint?
– Les llama diez Tarquinios y les hace advertiencias … : les pregunta insistentemente a qué partido pertenecen: -¿El del pueblo? – ¿Qué habían hecho ellos por mediación del pueblo?- -¿El de la aristocracia? – ¿ellos, que no han reunido al senado desde hace casi un año ?
(O. R.: Quid per populum egistis ? = Nihil … egistis.)

– Livio, 4, 43, 9 an bello intestino bellum externum propulsaturos?
– ¿Acaso rechazarán con una guerra interior una guerra exterior?
(O.R.: An bello intestino bellum externum propulsabitis? = Non propulsabitis)

– Livio, 6, 17, 2 quem prope caelestem fecerint …, eum pati vinctum in carcere … ducere animam?
– El hombre al que casi han convertido en un dios …, ¿permiten que muera … atado en una cárcel?
(O.R.. ¿ quem … feciatis, eum patimini …?)

– Livio 6, 39, 7 quae munera quando tanden satis grato animo aestimaturos, si spem honoris latoribus incidant?
– ¿Cuándo apreciarían con la suficiente gratitud estos dones, si les negasen la esperanza de honor a los que lo proponen?
(O.R.: Quando … aestimabitis…?)

Como se deducirá de varios de los ejemplos de arriba, el uso de una oración completiva de infinitivo para reproducir una pregunta en segunda persona no es tan raro como se da a entender normalmente. El siguiente ejemplo es particularmente interesante:

– Livio, 22, 50, 5 cur enim illos, qui se arcessant, ipsos non venire? quia, videlicet, plena hostium omnia in medio essent.
– ¿Por qué no venían los mismos que lo llamaban? Evidentemente, porque todo el terreno intermedio estaba repleto de enemigos.
(O.R. : cur enim vos, qui nos arcessitis, ipsi non venitis?) [Los dos contingentes de sobrevivientes Romanos después de Cannas están intercambiando mensajes con vistas a reunirse. La réplica de arriba, que Livio reproduce así, es un intento por parte de los receptores del primer mensaje de excusarse, aduciendo un hecho embarazoso. Es, efectivamente, un comentario a la situación. Si Livio la hubiera concebido como una protesta dirigida al otro bando, o como un intento de instigarlos a actuar así, hubiera escrito: cur ipsi … non venirent, / venissent]

Los ejemplos de arriba son todos reproducciones indirectas de discursos o mensajes. Para las preguntas retóricas en el pensamiento representado, cf.:

– Livio, 25, 35, 4 imperator ipse, praeterquam quod hostium auctas copias sentiebat, coniectura etiam ad suspicionem acceptae cladis pronior erat: quonam modo enim Hasdrubalem ac Magonem nisi defunctos suo bello, sine certamine adducere exercitum potuisse? quomodo autem non obstitisse, aut ab tergo secutum fratrem?
– El general, por su parte, dejando a un lado el hecho de que percibía que las tropas del enemigo habían aumentado, se inclinaba a sospechar que se había sufrido una derrota cuando se ponía a pensar: ¿Cómo habían podido Asdrubal y Magón conducir su ejército sin combate, sino era después de haber terminado con la guerra que dirigían? ¿Por qué no les había opuesto resistencia, o les había seguido por detrás su hermano?
(O.R. : quonam modo … potuerunt? quomodo … non obstitit aut … secutus est frater? ) [Se usa la oración completiva de infinitivo porque no son preguntas reales, sino incómodos hechos – datos lo que Cn. Escipión está ordenando en su mente.)

(c) La pregunta contiene un matiz de deliberación, exhortación, protesta, etc. : Se reproduce por ORACIÓN COMPLETIVA INTERROGATIVA INDIRECTA.

– Caes. B.C. 1, 72, 1 Caesar in spem venerat se sine pugna rem conficere posse: cur etiam secundo proelio aliquos ex suis amitteret? cur vulnerari pateretur optime de se meritos milites?
– César había concebido la esperanza de que podría acabar la empresa sin luchar: ¿Por qué debía de perder a algunos de sus hombres, ni siquiera en un combate que se decidiría a su favor? ¿Por qué debía consentir que se hiriera a soldados que se habían comportado magnificamente con él?
(O.R.: cur … amittam? cur … patiar …? La conservación del subjuntivo deliberativo en Oratio Obliqua es obligatoria)

– Caes. B.G. 5, 29, 5 quis sibi persuaderet Ambiorigem ad eiusmodi consilium descendisse?
– ¿Quién le convencería de que Ambiorix había llegado a una decisión así?
(O.R.: quis sibi persuadeat …?, que puede ser deliberativo o potencial.)

– Livio, 7, 20, 5 eane meritos crederet quisquam hostes repente sine causa factos?
– ¿Creería alguien que personas que habían hecho estos merecimientos se habían vuelto enemigos de repente sin motivo?
– (O.R.: credat quisquam …? – deliberativo o potencial).

– Caes. B.C. 1, 32, 3 latum (esse) ut sui ratio absentis haberetur, ipso consule Pompeio; qui si improbasset, cur ferri passus esset? si probasset, cur se uti populi beneficio prohibuisset?
– Se había propuesto que se le tuviera en cuenta en ausencia, durante el consulado del propio Pompeyo; ¿Si lo desaprobaba, por qué había consentido que se propusiera? ¿Si lo aprobaba, por qué le había impedido hacer uso de un privilegio concedido por el pueblo?
[Aquí passus esset y prohibuisset probablemente representan indicativos de la O.R.: cur ferri passus est? … cur me … prohibuit? Pero la idea es de protesta, y Cesar expresaba una opinión sobre obligación incumplida pasada, queriendo decir, en efecto, non debuit pati, non debuit prohibere, o bien ne passus esset, ne prohibuiset. Esto explica el uso del subjuntivo en lugar de la completiva de infinitivo, y el pasaje no es paralelo a los ejemplos que aparecen arriba bajo (a).

– Livio, 3, 7, 2 totis passim castris fremitu orto: quid in deserto agro desides sine praeda tempus tererent?
– En todo el campamente se oía por todas partes un clamor: ¿Por qué malgastaban el tiempo ociosos en un un campo desierto, sin botín?
[O.R.: quid tempus terimus? Posiblemente fremitu orto puede considerarse como un verbo principal, en cuyo caso el ejemplo pertenecería al apartado (a). Al mismo tiempo, la noción subyacente es de protesta, y el significado, en efecto, ne tempus teramus. Por tanto, el subjuntivo, en lugar de quid se tempus terere?, se habría usado en cualquier caso.)

– Livio, 10, 24, 6 quid se id aetatis sollicitassent, si alio duce gesturi bellum essent?
– ¿Por qué lo habían molestado a esa edad, si iban a hacer la guerra con otro general?
(O.R. : quid me sollicitavistis? Aquí no hay verbo principal próximo, pero el sentido es “no debierais haberme importunado…”)

Cuando una pregunta retórica aparece dirigida directamente a una audiencia en la segunda persona, normalmente contiene, o un reproche, como en el último ejemplo, o, con más frecuencia, una exhortación o prohibición veladas:

– Caes. B.G. 1, 40, 4 Si Ariovistus bellum intulisset, quid tandem vererentur?
– ¿Si Ariovisto les hacía la guerra, qué temían, en definitiva?
– (O.R. : Si A. bellum intulerit, quid veremini? = nolite vereri.)

– Livio, 10, 13, 5 hic terror omnes in Q. Fabium Maximum etiam recusantem convertit: quid se iam senem sollicitarent?
– Este miedo dirigió a todos hacia Q. Fabio Maximo, que aún manifestaba oposición: ¿Por qué lo molestaban, ya anciano?
– (O.R.: quid me sollicitatis? = nolite me sollicitare.)
4. Quedará claro a partir de los ejemplos de arriba que la regla usual de las gramáticas de que las preguntas retóricas en 1ª y 3ª persona pasan a completivas de infinitivo, y las preguntas en 2ª persona a subjuntivo carece de fundamento real. Los principios que regulan realmente la elección de la construcción son los señalados. Sin embargo, la interacción mutua entre los métodos de expresión habituales provoca excepciones a cualquier regla que se pueda formular. Las fórmulas regulares son empleadas cada vez más irreflexivamente a medida que el tiempo pasa, hasta que las distinciones sutiles quedan finalmente empañadas, y hay que encontrar nuevos métodos de hacerlas. Es difícil explicar de cualquier otro modo el intercambio de matices entre el infinitivo y el subjuntivo en pasajes como los siguientes:

– Livio 34, 11, 6 orant ne se deserat: quo enim se, repulsos ab Romanis, ituros?
– Le piden que no los abandone: ¿A dónde irán, si los Romanos los rechazan?
Aquí uno habría esperado que el matiz deliberativo fuese traducido por quo … irent? Pero se usa la completiva por la fuerza del hábito.

– Livio 45, 19, 10-15 (Attalo está siendo disuadido por Stracio de intrigar contra su hermano Eumenes): regnum eorum fraterna stare concordia. Attalum vero, quia aetate proximus sit, quis non pro rege habeat? … quid adtineret vim adferre rei sua sponte mox ad eum venturae? … sed enimvero quid ad deliberationem dubii superesse? utrum enim partem regni petiturum esse, an totum erepturum?
– Su reino se mantiene en pie por la concordia que existía entre los hermanos. En cuanto a Atalo, ya que es el siguiente en edad, ¿quién no lo tendría por rey? ¿Qué interés tenía introducir violencia en algo que en seguida llegaría a él espontaneamente? … ¿De hecho, qué duda quedaba para decidir? ¿Pretendería parte del reino, o lo arrebataría entero?
En lugar de quis non … habeat? uno habría esperado quem non … habere? Pero entonces habría ambigüedad entre los dos acusativos – Attalum … quem non … habere? y esto se evita utilizando una oración en subjuntivo. En lugar de quid adtineret? uno habría esperado quid adtinere? Y no parece haber ninguna razón para el cambio. Finalmente, utrum partem petiturum esse, an totum erepturum?, aunque representa en O.R.: utrum … petes, an … eripies? contiene un matiz deliberativo que normalmente estaría representado en O.O. por utrum … peteret, an … eriperet? Es evidente que Livio no siempre tenían en mente estas sutiles distinciones.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: